Conferencia Mundial Derechos Humanos de las personas LGBTI [fr]

Sylvain Itté, embajador de Francia en Uruguay, represntó al ministro de Asuntos extranjeros y de Desarrollo internacional, Sr. Jean-Marc Ayrault, y dio lectura a un mensaje del ministro con motivo de la Conferencia Mundial Derechos Humanos de las personas LGBTI que tiene lugar en Montevideo, los días 13 al 15 de julio de 2016,

Mensaje de Jean-Marc Ayrault Ministro francés de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional

Conferencia Mundial Derechos Humanos de las personas LGBTI (Montevideo, del 13 al 15 de julio)

Sesión plenaria, Diplomacia Internacional y Regional

Miércoles 13 de julio de 2016


Señoras y señores Ministros,

Señoras y señores,

Estimados amigos,

El terrible ataque de Orlando, en el que 50 personas fueron asesinadas a sangre fría y más de 50 resultaron heridas por su orientación sexual o su identidad de género nos muestra hasta qué punto debemos seguir estando plenamente movilizados para defender la igualdad de dignidad y de derechos de todas las personas, sea cual sea su pertenencia, su orientación sexual o su identidad de género. Quiero aprovechar esta ocasión para reiterar el pésame de Francia a los familiares y amigos de las víctimas de este atentado.

Esta conferencia supone una ocasión para volver a subrayar la grave situación que padecen las personas LGBTI en el mundo.

Todavía hoy en más de 70 países las relaciones homosexuales se castigan con la cárcel, e incluso con la pena de muerte. En otros países, la homosexualidad y la identidad trans se consideran enfermedades.

En un número cada vez mayor de países, asistimos a un auge del discurso contra una supuesta «propaganda homosexual» procedente del extranjero, un discurso que se enmarca en un movimiento más general de ataque en toda regla a la universalidad y a la primacía de los derechos humanos, en nombre de la cultura, la religión o la tradición.

Frente a este discurso, que alimentan extremistas de toda índole, no debemos retroceder. No debemos rebajar nuestras ambiciones. No debemos transigir en la cuestión de los derechos humanos.

Al contrario, debemos seguir adelante con nuestra movilización para conseguir nuestro objetivo final: la despenalización universal de la homosexualidad y el fin de la discriminación y de la violencia relacionadas con la orientación sexual y la identidad de género.

Se trata de una batalla que aún no hemos ganado, lo sabemos. En todo el mundo, el debate sobre el lugar de las personas LGBTI en la sociedad sigue siendo uno de los que más divide y más sensibilidades despierta.

Por ello debemos amplificar aún más nuestros esfuerzos en las Naciones Unidas y en todas instancias regionales e internacionales. A este respecto, me congratulo por la creación, el pasado 30 de junio, por parte del Consejo de Derechos Humanos, de un mandato inédito de Experto Independiente sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género.

Debemos intensificar también nuestro trabajo de campo para transmitir nuestras convicciones, sobre todo en los países en los que las personas LGBTI están más amenazadas.

Francia está plenamente movilizada en esta lucha, que es una de las prioridades de nuestra acción exterior sobre los derechos humanos y que es también una prioridad del gobierno francés. Me alegra anunciar que Francia se ha unido a la Coalición por la Igualdad de Derechos que lanzamos hoy.

Señoras y señores,

Pueden contar con Francia para seguir llevando a cabo de forma determinada la lucha común contra la discriminación y prestando su apoyo y su protección a los defensores de los derechos de las personas LGBTI, que están en primera línea de esta lucha y que pagan, demasiado a menudo, un precio muy alto por ello.

Muchas gracias./.

JPEG

publicado el 13/07/2016

arriba