Entrevista del Embajador Sylvain Itté sobre la enseñanza del francés

Durante la visita oficial del Presidente Tabaré Vázquez a Francia, se firmó una declaración de intención entre los Gobiernos de Francia y Uruguay sobre la enseñanza del idioma francés. El Embajador Itté fue entrevistado el 13 de noviembre por Emiliano Cotelo para la emisión EN PERSPECTIVA.

Entrevista con el embajador de Francia, Sylvain Itté.

JPEG

EN PERSPECTIVA
Viernes 13.11.2015, hora 8.17

EMILIANO COTELO (EC) —Hace pocos días los gobiernos de Uruguay y Francia aprobaron una declaración de intención que prevé varias formas de cooperación bilateral en cuanto a la enseñanza del idioma francés en nuestro país.

El acuerdo, firmado en París durante la visita del presidente Tabaré Vázquez, procura hacer viable la educación optativa del idioma francés en las localidades que hoy no cuentan con los Centros de Lenguas Extranjeras (CLE) de la ANEP, por ejemplo utilizando el Plan Ceibal. Además, entre otras novedades, busca que vuelva a ofrecerse en Montevideo el profesorado de francés.

¿Tiene sentido que la educación pública siga apostando por esta lengua, el francés, cuando el inglés ha adquirido el protagonismo que tiene en las últimas década? ¿Cuáles son las ventajas?

Hace una semana discutimos ese tema en La Mesa de los Viernes. Hoy vamos a conversarlo con el embajador de Francia en Uruguay, Sylvain Itté.

La relación de Uruguay con el idioma francés ha cambiado de manera significativa con el paso del tiempo. En una entrevista que hicimos antes de que el presidente Vázquez viajara a Francia, usted mismo señalaba que nuestro país pasó de ser el que más hablaba francés de América Latina a ser uno de los que menos lo hablan. ¿Qué ocurrió?

SYLVAIN ITTÉ (SI) —Como se dice, las cosas pueden cambiar. El inglés naturalmente tomó un espacio fundamental en el aprendizaje de lenguas extranjeras en el mundo entero, y no podría analizar qué ocurrió en Uruguay, por qué estamos en esta situación. Me parece más interesante, más importante hablar del presente y del futuro.

EC —Mientras estuvo vigente el Plan 41, el francés fue obligatorio de primero a cuarto de liceo; esa fue, por ejemplo, la experiencia por la que pasé yo, en los principios de los años 70. En las décadas del 70 y el 80 hubo diferentes cambios que fueron modificando el estatus del francés, aunque mayoritariamente se lo mantuvo como materia optativa. Entre el 1986 y 1991 volvió a ser obligatorio, pero de primero a tercero de liceo. A partir del 91 dejó de ser obligatorio, hasta el 96 estuvo lisa y llanamente ausente, y en el 96 se crearon los CLE, donde los estudiantes de secundaria pueden acceder al francés como materia optativa.

Esta historia muestra que la situación no es nueva, que este cambio tiene ya casi 20 años. ¿Por qué Francia plantea su inquietud ahora, en 2015?

SI —Francia no planteó exactamente una inquietud. Durante la visita del presidente Vázquez se firmaron algunos acuerdos de cooperación que van a estructurar nuestra cooperación para los 20, 30 años que vienen, principalmente en el sector científico, de salud, intercambios universitarios. Entonces pensamos que es fundamental que los jóvenes uruguayos y los jóvenes franceses hablen cada uno el idioma del otro. En Francia el español es el primer idioma enseñado después del inglés. Tenemos dos idiomas obligatorios, el primero es el inglés, pero a partir del colegio tenemos un segundo idioma obligatorio, que es el español, el 70 % de los franceses aprenden español. La situación presente es que hay un porcentaje muy superior de franceses que hablan español al de uruguayos que hablan francés.

EC —¿Tiene los datos de cuántos uruguayos hablan francés hoy?

SI —Es difícil de decir. Yo sé cuántos aprenden francés. En los CLE son muy pocos, menos de 2.000, 3.000; tenemos más o menos 1.000 alumnos en el Liceo Francés Jules Supervielle y unos 1.000, 900 alumnos en las alianzas francesas. Entonces son hoy menos de 5.000 uruguayos jóvenes y no jóvenes que aprenden el francés. Es un porcentaje que nos parece muy poco [y exige] cooperación para fortalecer y construir esta cooperación del futuro.

EC —Usted empieza a contestar la pregunta que yo iba a plantearle a continuación: ¿Por qué Uruguay debería hacer un esfuerzo para enseñar más francés en su sistema educativo? Sobre todo teniendo en cuenta el peso que ha adquirido el inglés en el intercambio entre los seres humanos en los últimos tiempos.

SI —Pienso que no es una cuestión de poner el francés en competencia con otro idioma, con el inglés. Hoy es absolutamente esencial aprender inglés. Entonces que no se ponga la situación de que hay aprender el francés contra el inglés. El inglés es absolutamente fundamental y todos tenemos que aprenderlo, pero no podemos considerar que el inglés sea la solución total para el intercambio entre los hombres, entre los jóvenes. Imaginemos un francés que venga a vivir en Uruguay o que quiera trabajar o que hacer negocios en Uruguay. Los uruguayos lógicamente quieren que este francés aprenda o hable español. Entonces no podemos considerar que el inglés vaya a resolver totalmente las cuestiones de intercambio entre seres humanos.

Como defensor del multiculturalismo y del multilingüismo, para mí sería una catástrofe si cada ser humano tuviera que saber solo un idioma para intercambiar con otros. Por ejemplo en París, en la reunión de científicos con el presidente Vázquez, fue muy interesante, porque los franceses hablaron en francés y la delegación uruguaya y el presidente hablaron en español, sin intérprete, y todo el mundo se entendía. Deberíamos tener una situación que permitiera que dos ciudadanos de países latinos hablaran en su idioma y cada uno fuera entendido por el otro. Me parece fundamental para la cultura.

EC —Dice un oyente, Andrés: “Es claro que en Francia es importante que su población hable el español, por la cantidad de población que habla ese idioma. Pero para los uruguayos, me parece que como segundo idioma en todo caso sería mejor el portugués o incluso el chino y, ¿por qué no?, el alemán antes que el francés”.

SI —Le voy a dar algunas cifras y alguna información. Hay cinco idiomas principales en el mundo: el chino es el primero, el inglés es el segundo, el español es el tercero, el árabe es el cuarto y el francés es el quinto. Los idiomas que son hablados en los cinco continentes son el inglés y el francés. El francés es lengua oficial junto con otra o solo en 44 países. Hoy el francés es hablado por unos 280 millones de habitantes y en 30, 40 años será hablado por más de 700 millones de habitantes, porque la mitad de África habla francés.

África es el continente del siglo XXI y con quien Uruguay tiene la voluntad de desarrollar relaciones, lazos, y para desarrollar esos vínculos económicos hay que saber –tal vez los uruguayos no lo sepan– que la mitad de los países de ese continente hablan francés. Los dos países donde están las fuerzas uruguayas de mantenimiento de la paz son francófonos. El primer país francófono hoy es la República Democrática del Congo, antes que Francia. El francés es el cuarto idioma más usado en internet, es el segundo idioma después del inglés más usado en las revistas científicas, principalmente en el sector de la salud, de las matemáticas, etc. Es la segunda lengua en las organizaciones internacionales, en las Naciones Unidas y en todas las principales organizaciones internacionales el inglés y el francés son los dos idiomas oficiales.

EC —Lo vimos también en los Juegos Olímpicos, cuando se hace la locución de los distintos actos, de las presentaciones, los idiomas son el inglés y el francés. Son datos que vale la pena tener en cuenta. Y aquí cabe hacer una precisión: en el mensaje del oyente él hacía referencia a lo que usted mismo señaló en cuanto a que en Francia, obviamente, después de la propia lengua materna y del inglés, el tercer idioma que se enseña es el español, pero tengo entendido que Francia no pretende que el francés sea el tercer idioma en Uruguay, lo que pretende es que el francés salga de la situación de relegamiento en la que se encuentra.

SI —Exactamente. Me parece lógico y normal que los uruguayos quieran aprender portugués, por ejemplo. Su vecino más importante es de lengua portuguesa y me parece lógico, totalmente normal, que un uruguayo quiera aprender portugués. Para mí la enseñanza de idiomas es fundamental, hasta para su propio idioma.

EC —¿Cómo es eso?

SI —Veía comentarios que decían “sería mejor que los uruguayos hablaran bien español antes que aprender otro idioma”. En la realidad hemos constatado, por ejemplo en Francia, con los alumnos que aprenden español, que aprender otro idioma latino ayuda a aprender el propio idioma. Y el francés, como el español, el portugués, el italiano, es una lengua latina, son lenguas que tienen las mismas raíces latinas y me parece importante para un hispano aprender otro idioma latino, porque a partir del aprendizaje de ese otro idioma va a comprender su propio idioma, el español o el francés.

Y sobre la cuestión de si hay que aprender francés o no, soy embajador de Francia, lógicamente me parece importante aprender francés, en un país que tiene vínculos tan fuertes con Francia como Uruguay. Los datos que acabo de dar demuestran que para un uruguayo, un joven, aprender francés hoy es también tener una capacidad profesional más amplia para su futuro. Un uruguayo que habla español, inglés y francés puede viajar por el mundo entero y entender y ser comprendido por todos.

***

EC —Es muy interesante la cantidad de mensajes de los oyentes a propósito de este tema. Por ejemplo, a propósito de lo que usted señalaba de dónde se estudia hoy francés, mencionó al pasar el Liceo Francés, pero Laura manda este mensaje diciendo: “No se olviden de los alumnos del Colegio Santo Domingo, que aprenden francés desde los tres años y en forma obligatoria”.

SI —Tenemos una relación particular con el Colegio Sango Domingo. Nuestra idea es permitir que el Colegio Santo Domingo continúe enseñando el francés, vamos a ayudarlo a capacitar y mejorar la capacitación de sus profesores en el marco de este acuerdo.

EC —Viene otro mensaje, de Marcelo del Centro, que habla de la Escuela Francia, en este caso una escuela pública: “La comisión de padres de la Escuela Francia ha intentado todos los años y no recibe ningún apoyo de la Embajada”.

SI —La cuestión no es si recibe o no un apoyo de la Embajada. La Embajada no sustituye a la organización de la enseñanza pública. Podemos ayudar a la Escuela Francia, pero que el problema no se ponga en la Escuela Francia u otra escuela, la cuestión fundamental es saber cuáles son la política y la voluntad de las autoridades uruguayas en cuanto al aprendizaje de otros idiomas fuera del inglés y en particular del francés. A partir de este acuerdo, de esta declaración de intención que se acaba de firmar en París, el gobierno francés está totalmente a disposición y está dispuesto a participar y ayudar financiera y técnicamente al fortalecimiento del francés en Uruguay, pero el primer paso es saber cuál es la voluntad política de las autoridades uruguayas en materia de aprendizaje de lenguas extranjeras y a partir de esto del francés también.

***

EC —Decíamos que Uruguay ha retrocedido en la enseñanza del francés. ¿Qué ha pasado mientras tanto en Brasil y en otros países de la región?

SI —Tenemos 33 liceos franceses en América Latina como el Liceo Francés de Montevideo. De esos 33 liceos, unos 10 o 12 están en el Cono Sur y tienen más o menos 11.000 alumnos. En Uruguay son 1.000. En América Latina en general la demanda de ingreso a los liceos franceses creció 54 % en los últimos dos años. En un país como Brasil, en una ciudad como San Pablo –que conozco bien porque fui cónsul general en San Pablo antes de venir a Uruguay–, que es una ciudad de negocios, una ciudad que no tiene una relación particular con Francia –Río de Janeiro sí, pero San Pablo menos–, estamos asistiendo a un crecimiento fuerte de la demanda de francés, principalmente de los medios de negocios, de empresas, de jóvenes ejecutivos, porque están comprobando que para hablar por ejemplo con el mercado africano u otros mercados de Europa o del Magreb, etc., hay que hablar francés.

En Colombia, que es uno de los dos países de la región que han tenido un crecimiento económico más fuerte, vamos a abrir un nuevo liceo francés en Medellín, con 1.500 alumnos, totalmente pago por las empresas colombianas y francesas. Porque en estos países de América Latina constataron que para hablar inglés no hay problema, pero que hablar otra idioma, y principalmente el francés, es fundamental para la apertura de los otros mercados del mundo, principalmente en previsión del crecimiento de África.

EC —Entre los mensajes de los oyentes me encuentro con este: “Soy exalumna del Liceo Francés. Me parece que hace falta que mejoren los precios de los cursos en la Alianza Francesa. Yo estudié en el Liceo Francés, pero cada vez que quiero anotarme en la Alianza para mantener el idioma, me encuentro con precios muy altos”.

SI —En primer lugar la Alianza Francesa es una asociación legalmente uruguaya, no es un servicio de la Embajada o un servicio francés; tiene la certificación del gobierno francés para funcionar como Alianza Francesa, pero es una asociación local. Es verdad que en general las alianzas son caras, no voy a decir lo contrario. Pero es una cuestión de calidad de diseño también, se sabe que cuando se va a la Alianza Francesa la gente tiene un nivel de calidad, un nivel de formación de los profesores, un nivel de enseñanza que le va a permitir realmente aprender el francés y también la cultura francófona, no solo el idioma. Es un conjunto de cosas que permiten saber que después de uno, dos, tres años realmente tendrá un francés de alto nivel, de alta calidad, con un diploma final.

Es caro, no voy a decir lo contrario, pero hay que saber que la red de las alianzas francesas en el mundo es la más importante de la enseñanza en extranjero, junto con el British Council. En América Latina es la primera, tenemos unas 200 alianzas francesas en América Latina, la mayor Alianza Francesa en el mundo es en Colombia ahora, la segunda en Cuba, la tercera en Lima y en Uruguay tenemos una red de ocho alianzas francesas, más o menos. Son casi 200.000 alumnos en América Latina que aprenden el francés en las alianzas francesas. Entonces es un gasto, una inversión, pero una persona que va a la Alianza Francesa sabe que va a tener un nivel de aprendizaje y una calidad de formación únicos.

EC —Vayamos ahora a la declaración de intención que suscribieron el mes pasado los dos países. En primer lugar, una precisión a propósito de qué implica un documento de este tipo. Es una declaración de intención.

SI —Es una declaración de intención que está firmada en el marco de dos otros documentos. El principal es el acuerdo de cooperación entre Francia y Uruguay de 1964.

EC —Acuerdo de cooperación cultural, científica y técnica.

SI —Exactamente, el marco político fundamental dentro del cual funciona toda nuestra cooperación, hasta el Liceo Francés de Montevideo, el Jules Supervielle, es este acuerdo de 1964. Esa declaración de intención fue firmada en el marco de la declaración de los jefes de Estado que los presidentes acaban de firmar, en la que reafirman la voluntad de los países de fortalecer nuestra cooperación, también nuestra cooperación en el sector cultural y el aprendizaje de las lenguas español y francés.

EC —¿Qué medidas se van a implementar? Por ejemplo, está previsto trabajar para que la ANEP haga viable el aprendizaje optativo del francés en aquellas zonas del país que actualmente no cuentan con CLE. ¿De qué manera se va a facilitar esto?

SI —Estamos trabajando, estamos discutiendo con la ANEP y con los representantes de ANEP cómo vamos a organizar esta posibilidad. Vamos a organizar una visita técnica de funcionarios responsables del idioma francés que vendrá antes de fin de año, de aquí a 15, 20 días, para discutir con los representantes de la ANEP y del Plan Ceibal cómo se organiza esta presentación y esta presencia del francés en el sistema de Plan Ceibal.

EC —Una de las soluciones sería esa, el Plan Ceibal.

SI —Es una de las soluciones. La primera solución es organizar la formación optativa del francés como fue organizada para el inglés, a partir del Ceibal. Otra solución es la formación de los profesores de francés; la ANEP y las autoridades uruguayas ya informaron que a partir del año 2016 va a haber por primera vez desde hace casi 10 años una capacitación de profesores de francés en el Instituto de Profesores Artigas. Y el tercer piso del proyecto es ver cómo podemos ayudar a impulsar la enseñanza del francés en el sistema educativo uruguayo público o privado. Ya estamos trabajando con el Colegio Santo Domingo para ver cómo vamos a certificarlo. Es un procedimiento que permite a un liceo, a una escuela extranjera tener un certificado francés de enseñanza del francés con ayuda pedagógica y de capacitación de los profesores. Vamos a ver si en el 2016 podemos certificar al Colegio Santo Domingo. Nuestra idea es tener al lado del Liceo Francés Jules Supervielle, que quedaría como el liceo principal, el buque insignia de nuestra cooperación, algunos liceos y escuelas privados o públicos que enseñen de una manera más fuerte el francés al lado del inglés o de otro idioma.

EC —¿También piensan en la educación terciaria, en la presencia del francés a nivel universitario?

SI —Sí, ya tenemos algunos proyectos y algunas ideas para introducir la enseñanza del francés en el nivel universitario. Porque acabamos de firmar cinco acuerdos de cooperación en el sector científico, en el sector de las matemáticas, en el sector agropecuario, en el sector del medioambiente, el sector de la salud animal. Todos estos sectores van a necesitar que los técnicos, que los científicos de los países tengan la capacidad de entenderse, de intercambiar y de intercambiar también en el idioma del otro. Entonces vamos a trabajar para ampliar, amplificar, implementar y desarrollar una forma de enseñanza del francés a nivel de la Udelar, de algunas universidades, para que los científicos que están directamente vinculados a proyectos de cooperación entre Francia y Uruguay tengan la capacidad de aprender y hablar el francés.

También se acaba de firmar un acuerdo muy importante de reconocimiento del nivel de los diplomas universitarios entre el rector de la Udelar y el representante de la Conferencia de los Presidentes de Universidades Francesas. Significa concretamente que un uruguayo que tiene por ejemplo una licenciatura podrá ir a una universidad francesa al nivel de la licenciatura sin pasar por ningún examen o prueba. Del mismo modo, que un francés pueda estudiar en la Udelar sin pasar de nuevo por examen. Y es fundamental, porque la capacidad de permitir el intercambio de estudiantes, de los jóvenes entre los dos países es la base de la cooperación del futuro.

EC —¿Están conformes con este acuerdo? ¿Viene un cambio? ¿Ustedes perciben que va a haber un clic a partir del año que viene en la relación entre los uruguayos y el idioma francés?

SI —Esperamos, hacemos todo para que ese clic sea una realidad y me parece que la voluntad del gobierno uruguayo y del presidente Vázquez y también de las autoridades francesas está, hacemos todo para que ese clic sea una realidad.

***

EC —Han llegado una cantidad de preguntas, de comentarios de los oyentes. Es un buen indicador, supongo, el tema interesa. Varias de las consultas que le trasladé eran por el lado de los cuestionamientos, pero hay también mensajes muy positivos. Por ejemplo el de Elina: “Estudié en la Alianza Francesa de Mercedes gracias a una beca que me dieron, y me inserción en el mundo laboral fue gracias a ese idioma. Ahora trabajo en una compañía multinacional de commodities y trato a diario con clientes en África: Argelia, Congo, Costa de Marfil, etc. Uno puede saber inglés, pero el francés hace la diferencia. Me parece sumamente interesante este acuerdo de cooperación”.

SI —Esta persona dijo exactamente lo que quería decir: el inglés es absolutamente necesario, pero el francés hace la diferencia.

EC —Y dice Ricardo: “Quien no sepa francés se pierde de entender este hermoso poema de Víctor Hugo, que a quienes estudiamos en su momento este idioma nos resulta inolvidable. Es realmente hermoso cómo suena esto en francés”. Y viene el poema. Obviamente, una cosa es leer a Víctor Hugo traducido al español y otra cosa es en el idioma original.

SI —Me parece fundamental poder leer los grandes autores del mundo en su idioma. Es mejor leer a Víctor Hugo, Molière, Apollinaire en francés y a García Márquez, Cervantes, los grandes autores hispanos en español, como a Shakespeare en inglés y a Goethe en alemán. Me parece fundamental para la cultura, pero fuera de la cultura para el desarrollo del pensamiento humano, desarrollar la capacidad de hablar y de entender otros idiomas. Mi mensaje principal es naturalmente un mensaje de defensa del idioma francés, pero fuera del idioma francés, coincido en la necesidad de hablar varios idiomas, porque es una apertura al mundo, una apertura a la cultura y a la paz.

publicado el 05/12/2018

arriba