Qué hace Francia contra Daech?

¿Quién es Daech?

Daech es una organización terrorista, producto de la rama iraquí de Al-Qaida, implantada actualmente en Siria e Irak y que se desarrolló en Siria a partir de 2011.

La mayoría de sus miembros son de nacionalidad iraquí y siria, sin embargo, numerosos combatientes vienen también de las poblaciones del norte de África, Europa, Medio Oriente y el Cáucaso.

¿Qué significa Daech?

DAECH es el acrónimo, en lengua árabe, de “Estado Islámico en Irak y Levante”.

No obstante, este grupo terrorista no es en lo absoluto un Estado: se vale indebidamente del calificativo “islámico” como lo atestiguan las condenas que emanan del mundo musulmán y de las autoridades religiosas reconocidas en África, Medio Oriente o Europa.
De hecho, sólo está presente en una parte de los territorios iraquíes y sirios.

¿Cuáles son sus prácticas?

Daech ejerce a su autoridad mediante una extrema violencia en territorios fragmentados tomados por la fuerza. Sobrevive esencialmente gracias a diversos tráficos mafiosos, en particular el contrabando de petróleo y la extorsión de poblaciones locales.

El grupo terrorista utiliza una propaganda elaborada y arguye contar con el apoyo de algunas tribus en Irak y Siria. En realidad, Daech sólo explota las frustraciones de una parte de la población sunita. De hecho, la gran mayoría de sus víctimas son los propios musulmanes (chiitas y sunitas), a quienes Daech impone una política de terror de la que no se salvan ni las mujeres, ni los niños.

¿Cuáles son sus objetivos?

La ambición que pretende Daech es la constitución de un “califato” en Siria e Irak, basado en una interpretación fundamentalista de la religión. En realidad, lo que hacen los jefes del grupo es explotar un territorio e imponerle privaciones y sacar provecho de ello. La propaganda en torno al “califato” contempla principalmente atraer combatientes y suscitar adhesiones.

¿Qué amenaza representa?

Daech constituye una triple amenaza:

a/ sobre las poblaciones civiles,

por sus numerosos atentados a los Derechos Humanos en contra los habitantes de los territorios que la organización terrorista ocupa, y en particular contra las numerosas minorías que siempre han poblado la región.

b/ contra los Estados de la región,

por su política de extensión territorial
por su política de adhesiones de los otros grupos terroristas
por su cuestionamiento de las fronteras y estructuras oficiales establecidas

c/ contra Francia y sus aliados

por su política de reclutamiento de combatientes extranjeros
por su propaganda destinada a los grupos terroristas extranjeros (tal como ocurre con los terroristas que asesinaron en Argelia a nuestro compatriota Hervé GOURDEL el pasado 24 de septiembre)
por sus llamados que amenazan a Francia y a sus ciudadanos a través del mundo

¿Qué hace Francia contra Daech?

a) En Francia

Con el fin de luchar contra la problemática de los combatientes extranjeros y su posible retorno al país que podría desembocar en acciones violentas, Francia ha tomado las medidas siguientes:

En marzo de 2014: adopción de un plan de lucha contra la radicalización violenta y las organizaciones terroristas

Septiembre y octubre de 2014: la Asamblea Nacional y el Senado adoptaron un proyecto de ley sobre la lucha contra el terrorismo: medidas relativas a la prohibición administrativa de salida de territorio, a la apología del terrorismo y a la extensión de la definición del terrorismo a los actos terroristas aislados.

b) A escala europea

La estrategia de la Unión Europea en la materia se revisó en junio de 2014 para tomar en cuenta el fenómeno de los combatientes extranjeros;

El Servicio Europeo de Acción Exterior adoptó un plan de acción (“Strategic Engagement Plan”) que precisa las iniciativas que deben tomarse a nivel diplomático y permite una mejor coordinación europea.

c) A escala internacional

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) aprobó sanciones contra responsables de Daech en mayo de 2013, con el fin de obstaculizar sus actividades terroristas (congelación de activos y prohibición de viajar)

Adopción en agosto de 2014 de la Resolución 2170 del CSNU, que condena cualquier transacción comercial con Daech y AL Qaïda.

Adopción en septiembre de 2014 de la Resolución 2178 del CSNU que permite fortalecer la coherencia de la acción internacional contra el fenómeno de los combatientes extranjeros.

¿Cuáles son nuestros objetivos?

a) Privar a Daech del terreno propicio sobre el cual prosperó

Francia no pierde de vista la dimensión política, económica y social de la situación. De tal manera que seguimos estando comprometidos en favor de una solución duradera de las crisis que afectan esta región (conflicto israelo-palestino, Siria, Irak, Libia, Irán). Estamos al lado de los Estados gravemente afectados por estos conflictos (Líbano, Jordania, Egipto…). Nuestra cooperación multiforme con los países de la región, comenzando por los del Magreb, forma parte de esta preocupación para lograr un enfoque global y de nuestra voluntad para luchar juntos contra este enemigo común que pretende dividir nuestros países y nuestras sociedades.

A corto plazo, nuestro compromiso se traduce también, in situ por nuestra intervención militar en Irak, en el marco de la coalición, y nuestro apoyo al ejército iraquí así como a las fuerzas kurdas (Peshmergas). Nuestro apoyo a la oposición moderada siria, que lucha contra la doble barbarie del régimen y Daech, se inscribe también en este planteamiento.

b) Dar a conocer la realidad de las prácticas de Daech

Algunos de nuestros compatriotas se han sentido seducidos por este discurso belicoso que pretende servir una causa justa, cuyo objetivo consistiría en vengar las demasiado numerosas víctimas caídas en Siria e Irak. Basta con escuchar o leer los numerosos testimonios de los combatientes que regresan de estos frentes o que intentaron trasladarse a ellos para darse cuenta del grado de horror de las prácticas de Daech, del carácter ilegítimo de sus objetivos, de su intolerancia extrema y de su nivel de crueldad difícilmente igualado.

c) Evitar la confusión entre Daech y el Islam

Francia rechaza toda amalgama entre Daech y el Islam. Para nosotros, el grupo Daech es terrorista, como lo es “Al-Qaïda” o “AQMI”. Su doctrina es mafiosa y criminal. Su discurso “religioso” es una fachada y un señuelo.

El Islam, en su diversidad (de escuelas, ritos, prácticas), forma parte integrante de la sociedad francesa al igual que las demás creencias que se encuentran en nuestro país. La laicidad republicana es un principio de tolerancia: garantiza a todos los ciudadanos, independientemente de sus convicciones filosóficas o religiosas, el vivir juntos en la libertad de conciencia, la libertad de practicar una religión o no practicar ninguna.

De manera general, Francia sigue estando fundamentalmente apegada al respeto de la diversidad de las culturas y a la libertad de conciencia.

publicado el 03/11/2014

arriba