Reunión Consultiva del Tratado Antártico, París (del 14 al 24 de junio de 2021) [fr]

La Antártida es el continente más austral del planeta. Aunque no tenga habitantes permanentes, las 52 bases científicas que hay en él dan cobijo a unos 1500 científicos que aprovechan el aislamiento y las rudas condiciones climáticas, propicias para la investigación científica.

El tratado lo firmaron 12 países en 1959 (Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, la Unión Sudafricana, la URSS, el Reino Unido y Estados Unidos), a los que se han sumado otros 42 Estados. Dispone que el «continente blanco» está exclusivamente reservado para fines pacíficos y científicos. También congeló cualquier tipo de reivindicación territorial y fomenta la cooperación internacional.

Cada año le corresponde a un Estado parte distinto organizar la Reunión Consultiva del Tratado Antártico (RCTA). En 2021, Francia organiza la 43.ª RCTA. Se celebrará del 14 al 24 de junio.

La Antártida en pocas cifras

  • tiene una superficie de 14,2 millones de km2
  • el 70 % del agua dulce de la Tierra se encuentra en su casquete polar
  • la capa de hielo puede alcanzar 1,6 km de grosor
  • la estación Dumont d’Urville tiene el récord mundial de velocidad del viento, con una medición de 372 km/h (empata con New Hampshire en Estados Unidos)

Objetivos de las reuniones consultivas del Tratado Antártico

Las RCTA permiten que los 54 Estados parte tomen medidas para garantizar los principios y la persecución de los objetivos de Tratado Antártico, al igual que del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente, conocido como Protocolo de Madrid, firmado en octubre de 1991.

Se estudia, formula y recomienda a los Gobiernos medidas dirigidas a facilitar :

  • la investigación científica en la Antártida;
  • la cooperación científica internacional en la región;
  • el ejercicio de los derechos de inspección previstos en el Artículo VII del Tratado;

Las RCTA también tratan del ejercicio de la jurisdicción en la Antártida y la protección y la conservación de la fauna y la flora.

La Antártida, reserva natural dedicada a la paz y la ciencia

El Protocolo de Madrid erigió la Antártida como reserva natural dedicada a la paz y la ciencia, entre otras cosas, prohibiendo la explotación de recursos minerales. El texto, redactado a iniciativa de Michel Rocard, primer ministro francés, y Bob Hawke, primer ministro australiano, sentó la base según la cual las actividades en la Antártida debían realizarse limitando su impacto negativo sobre el entorno y los ecosistemas.

La Antártida atesora una biodiversidad excepcional, lo que la convierte en un laboratorio privilegiado para la cooperación internacional en materia de investigación científica en muchos ámbitos: climatología, ciencias de la tierra, biología, astronomía, medicina, etc.

PNG - 865.5 KB
Estación francesa Dumont d’Urville durante el verano austral
© IPEV - Armand Patoir

Más información sobre el Tratado Antártico y el Protocolo de Madrid y la 43.ª RCTA.

publicado el 25/06/2021

arriba